¿Lengua de señas o lengua oral? Cómo mejorar la lectura en niños sordos.




Las investigaciones de los últimos años, han mostrado que un alto porcentaje de niños sordos escolarizados,  no alcanzan el nivel mínimo de desarrollo de la lectura, por lo que la comunicación a través del lenguaje escrito se ve seriamente afectada. 

Se ha podido constatar en diversos estudios,  que los escolares con pérdidas auditivas superiores a 80 dB de países como España e Inglaterra, sólo alcanzan  el 20 % del nivel de lectura esperado al final de la escolarización, lo que supone un nivel de lectura funcional muy deficitario. Estos resultados  han  puesto el foco en el desarrollo de la fonología.

Sabiendo que la  conciencia fonológica resulta determinante para la habilidad lectora, el gran interrogante es saber cómo acceden a la fonología los niños sordos. Si bien intuitivamente se podría pensar que carecen de estos códigos,  las investigaciones muestran que poseen representaciones fonológicas similares a las de los oyentes, almacenados en su memoria. 

Algunos estudios muestran, que para la identificación de palabras escritas, utilizan un dispositivo que elabora códigos fonológicos destinados a  identificar palabras. 

Lo que resulta interesante, es el descubrimiento de que la fonología de las personas sordas se desarrolla a través de las experiencias visuales como la lectura labial, la dactilología, la lengua de señas y  la lectura. Es por esto que algunos autores (Alegría y Leybaert), defienden el cued speech o palabra complementada, argumentando que la visualización de los fonemas mejora la correspondencia grafema-fonema. 

Otros datos mostraron, que los programas educacionales bilingües con apoyo en lengua de señas, producen mejores resultados en lectura, que los que se limitan al lenguaje oral puro. Esto se debe a que los niños que se comunican a través de lengua de señas, poseen un repertorio de vocabulario mucho más amplio, que los que utilizan exclusivamente la oralidad, repercutiendo en la comprensión lectora. 

Sin embargo, el uso exclusivo de lenguaje de signos disminuye los niveles de adquisición de la sintaxis. En algunas lenguas de signos no existen los artículos definidos (el, la, los, las), afectando negativamente la competencia de lectura; por lo que se sostiene que el uso de múltiples códigos es la opción más recomendable. 

Por último, se resalta la importancia del uso de  códigos dactílicos para el aprendizaje de la lectura. La dactilología representa cada letra del alfabeto por un movimiento de la mano único y discreto. Este código, a diferencia de la lengua de signos que entrega información simultánea, representa la información lingüística de manera secuencial,  favoreciendo los procesos de apropiación de la lectura.  

Debido a que la lengua de señas sólo representa conceptos, algunos autores (Hirsh-Pasek), proponen la idea del bilexicalismo, que consiste en enseñar al niño la dactilología de su vocabulario signado, es decir aprender conceptos a través de las señas y la dactilografía de la palabra. De esta manera se podría aumentar el vocabulario de los niños sordos y compensar su escasa habilidad para identificar palabras escritas.   

Según estos autores, la dactilología podría ser una herramienta de desarrollo de los códigos fonológicos  que ayudaría a descubrir que las palabras están hechas de segmentos, por otro lado proporciona un feedback visual y kinestésico, que ayuda al deletreo y la ortografía. 

En conclusión,  dados los bajos niveles de lectura funcional de los niños sordos se hace necesario utilizar múltiples vías que favorezcan las habilidades fonológicas, la comprensión de la sintaxis y el aumento del vocabulario. Sin embargo, no necesariamente debe utilizarse el código auditivo ya que los estímulos pueden provenir de códigos alternativos de procesamiento. 

Fuente: Herrera, Valeria; Puente, Aníbal; Alvarado, Jesús M.; Ardila, Alfredo; (2007). Códigos de lectura en sordos: la dactilología y otras estrategias visuales y kinestésicas. Revista Latinoamericana de Psicología, Sin mes, 269-286.


Copyright © 2017 Mercedes Lafourcade





Las investigaciones de los últimos años, han mostrado que un alto porcentaje de niños sordos escolarizados,  no alcanzan el nivel ...

¿Cuestión de género? La dislexia es más frecuente en varones que en niñas.




Cuando se habla de dislexia, es común escuchar que afecta a más varones que niñas. ¿Es realmente cierto? ¿Cuál es la explicación que lo sustenta?
Algunas teorías, intentan explicar la causa de la dislexia en lo que llaman "déficit interhemisférico"; según el cual las dificultades en la lectura y escritura, estarían provocadas por una pobre comunicación entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. 

Esta teoría se basa en las investigaciones del cuerpo calloso*, que es la principal estructura de conexión entre los dos hemisferios. Los defensores de esta hipótesis, sostienen que existe evidencia registrada, de un deterioro de la transferencia interhemisférica, de la información sensorial y motora de las personas disléxicas. 

Algunos investigadores**, observaron que en los disléxicos, el cuerpo calloso presenta una forma más delgada y asociaron esta diferencia, con una posible influencia hormonal ocurrida durante el momento crítico del desarrollo de las conexiones del cerebro.
Se pudo demostrar, que el tamaño más pequeño del cuerpo calloso, está influenciado por las concentraciones de testosterona, que es la principal hormona sexual masculina. 

La buena noticia, es que otros investigadores*** lograron observar que el entrenamiento intensivo de carácter  terapéutico en personas disléxicas, produce modificaciones en el cuerpo calloso, aumentando su tamaño.  


* Moore 1995, Markee 1996.
**Robichon y Habib (1998).
***Schalaug (1995)



Copyright © 2017 Mercedes Lafourcade

Cuando se habla de dislexia, es común escuchar que afecta a más varones que niñas. ¿Es realmente cierto? ¿Cuál es la explicación...

¿Por qué las personas disléxicas son muy creativas?



Las investigaciones de los últimos años en torno a la dislexia, han puesto de cabeza las definiciones que la conciben de acuerdo al criterio de discrepancia. Según este criterio, el diagnóstico de dislexia está reservado únicamente a las personas que presentan un desfase entre su capacidad intelectual y su rendimiento lector. 

Muchos autores, cuestionan en la actualidad el criterio de discrepancia y lo califican incluso de absurdo, señalando que la condición suficiente para diagnosticar la dislexia debe ser el déficit en la representación del fonema, independientemente del cociente intelectual. 

La Teoría Fonológica (TF), ha adquirido gran prestigio entre las teorías que intentan dar una explicación causal a la dislexia. Las investigaciones recientes,  basadas en las evidencias de las imágenes cerebrales, proponen la existencia de un déficit primario de origen genético, que causa desde el nacimiento alteraciones en la representación de los fonemas, produciendo consecuencias en la adquisición del lenguaje oral y escrito.   

Sin embargo, otros autores opinan que la distinción entre los grupos de niños con bajo cociente intelectual y niños con dislexia se debe mantener, a pesar de que ambos presentan deficiencias en las habilidades fonológicas.   Las investigaciones llevadas a cabo  por Fawcet y Nicolson (2001, 2011); arrojaron fundamentos a favor del criterio de discrepancia y aportaron datos significativos en torno al perfil disléxico.    

Estos autores proponen  la Teoría Cerebelar como hipótesis causal, señalando que el déficit a nivel fonológico resulta una consecuencia de la dislexia y no una causa. En sus investigaciones observaron, que tanto los niños que presentan discrepancia como los que presentan un CI inferior a 90, tienen una alteración muy semejante en las tareas fonológicas, de velocidad y motrices.  Sin embargo, en las tareas cerebelares de estabilidad postural y de tono muscular, el grupo de niños no discrepante obtuvo resultados muy superiores que los niños diagnosticados con dislexia. 

La falta de automatización, que causa el déficit cerebeloso, resulta evidente solamente en las tareas que impliquen procesamiento rápido o ejecución de varias tareas a la vez. Esto explica, que las dificultades en la lectura sean las más notorias, ocasionando que se consideren dentro del mismo grupo a todos los niños con problemas lectores. 

Otro argumento, que señalan estos autores, resulta de la existencia  de personas  disléxicas con un enorme potencial creativo, siendo en muchos casos los más triunfadores de su generación. Esto tiene su explicación, en que la capacidad de razonar no depende de la fluidez. Si se tiene en cuenta que la fluidez consiste en repetir acciones o pensamientos, en forma veloz y sin pensamiento consciente, resulta la gran enemiga de la creatividad; entendida como la habilidad de resolver problemas de maneras distintas. 

En resumen,  Fawcet y Nicolson proponen que la dislexia es causada por una disfunción a nivel cerebelar que tiene como consecuencia la falta de aprendizajes automáticos, entre ellos, las habilidades fonológicas. Esta falta de fluidez o automatización que provoca  lentitud y torpeza en tareas como leer,  escribir, atarse los cordones, andar en bicicleta y pronunciar bien las palabras; ocasiona a su vez  que se involucre el pensamiento consciente en cada acción  y se  desarrolle en forma notable la capacidad creativa. 
  
Copyright © 2017 Mercedes Lafourcade


Las investigaciones de los últimos años en torno a la dislexia, han puesto de cabeza las definiciones que la conciben de acuerdo al cri...

Recursos TEA. Cuentos con pictogramas.



Comparto con ustedes este blog, donde encontrarán cuentos con pictogramas. Utilizan estrategias de comunicación alternativa para niños que presentan dificultades en el lenguaje oral. 






Para acceder copia este enlace: 

http://www.pictocuentos.com/


"Pictocuentos forma parte de una serie de aplicaciones desarrolladas con el fin de ayudar a personas que tienen dificultades de expresión mediante el lenguaje oral y se comunican más eficientemente mediante imágenes."

                                                    Pictocuentos






Comparto con ustedes este blog, donde encontrarán cuentos con pictogramas. Utilizan estrategias de comunicación alternativa para niños qu...

Mejorar la memoria, la concentración y la capacidad de resolver problemas.





Algunas habilidades cognitivas como la atención, la memoria de corto plazo y  la percepción, entre otras, se encuentran afectadas en los niños que presentan trastornos en el aprendizaje. Los niños con dislexia, discalculia o déficit de atención (TDAH), necesitan mejorar estas funciones para poder aumentar su capacidad de aprendizaje.  Coincidentemente las personas mayores, presentan con frecuencia deterioros cognitivos propios de la edad, que disminuyen su memoria, concentración y  flexibilidad mental. 

Según refleja un estudio llevado a cabo por el Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU, Asociación de Investigación de la Industria del Juguete), la práctica de los juegos de mesa aporta numerosos beneficios para la salud física, mental y afectiva de las personas mayores. La investigación ha contado con un enfoque más amplio y, además de los juegos de mesa tradicionales, como cartas, dominó o bingo, ha incluido también otras alternativas de juego como los juegos de preguntas y respuestas y los juegos de creación. 

Es por esto, que encontrar momentos de estimulación compartida utilizando juegos de mesa, entre niños y adultos mayores, puede resultar altamente beneficioso para ambos. Principalmente cuando los niños son pequeños y quedan al cuidado de sus abuelos.  Lo ideal sería combinar los juegos de mesa, con videojuegos ya que esto supone un desafío de aprendizaje para los adultos mayores y un acercamiento intergeneracional. El niño a su vez debe ponerse en el rol de "enseñante" por momentos y ejercitar las habilidades comunicativas, mientras busca que su abuelo juegue con las herramientas digitales  que él domina. 

Los juegos de mesa estimulan diversas capacidades:

  • Atención y concentración.
  •  Capacidad visoperceptiva.
  • Pensamiento crítico (se precisa capacidad para ponerse «en el   lugar del otro» y para tratar   de prever cuáles serán sus movimientos y/o intenciones).
  • Lógica.
  • Capacidad para ordenar ideas y capacidad de decisión.
  • Flexibilidad de pensamiento (capacidad de cambiar de estrategia o planteamiento en función de las acciones del adversario).
  • Planificación y previsión de consecuencias.
  •  Resolución de problemas. 
  • Percepción visuoespacial (Ej: en el Ajedrez los movimientos permitidos para cada  ficha requieren de la visualización de distintas trayectorias por el tablero).
  • Capacidad de  aprendizaje, puesto que es un juego que exige dedicación y empeño para jugar bien y mejorar.
  • Memoria. Es fundamental recordar las reglas del juego y los posibles movimientos de cada una de las piezas. 

Copyright © 2017 Mercedes Lafourcade

Algunas habilidades cognitivas como la atención, la memoria de corto plazo y  la percepción, entre otras, se encuentran afecta...