Ser un docente extraordinario

14:37:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments

En el día de la mujer, no podemos evitar recordar a una mujer extraordinaria que a través de su filosofía, sus investigaciones y la creación de métodos innovadores fue una de las principales precursoras de las actuales teorías pedagógicas, didácticas y de la psicología de la educación.



María Montessori nació en Italia en el año 1870; Educadora, Psiquiatra, Filósofa y Psicóloga; fue madre soltera y  se convirtió en la primera mujer egresada de la Facultad de Medicina en Italia, a pesar de los prejuicios de su familia y de la sociedad que aceptaba como única formación para la mujer la carrera de Magisterio.

Se interesó en conocer el aprendizaje de los niños con discapacidad intelectual, a los que se los consideraba en su época como enfermos mentales. Se dedicó a observar sus modos de aprender así como el de los niños que crecían en condiciones de privación económica y de promiscuidad.

Fundó la "Casa de los niños", en el popular barrio de San Lorenzo de Roma en la cual realizó valiosas investigaciones y comenzó a impartir el Método Montessori, que luego extendió para uso de todos los niños, independientemente de su capacidad intelectual o situación socio-cultural.

Debido a la defensa de su filosofía educativa, debió enfrentar el régimen fascista de Mussolini siendo exiliada junto a su hijo en la India, en donde conoció a Mahatma Gandhi y con el cual compartió su devoción por los niños.

María Montessori, describe en su obra las características que debe tener un maestro y cómo debe ser la enseñanza para lograr resultados extraordinarios:

La observación del maestro sobre el desarrollo físico, perceptivo motor y oral del niño es parte fundamental para llevar a cabo la acción adecuada cuando se advierte un problema.

El ambiente debe estar preparado para proporcionar seguridad y fomentar interés en el aprendizaje. El alumno debe tener la libertad de moverse y trabajar en una atmósfera de orden.

El material didáctico y las reglas fundamentales del ambiente proporcionan una estructura flexible y una organización del trabajo que permita a los niños ocuparse en actividades constructivas dentro de una libertad relativa.

Es necesario fomentar la autoayuda y la independencia y un ambiente de cooperación y no de competencia. 

Es importante dar mayor importancia a la recompensa intrínseca, que implique el logro del autodesarrollo, que a los premios y los castigos. 


 El alumno debe sentirse en libertad para ayudar a un compañero si éste se lo pide y es imprescindible favorecer la convivencia con niños de diferentes edades.

Resulta primordial, prestar atención al desarrollo del lenguaje y tener en cuenta la importancia de los primeros años formativos de asimilación del idioma y utilizar los períodos sensibles para el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Se deben utilizar los recursos adecuados para impartir y enriquecer las aptitudes para escuchar, hablar, leer y escribir.



El Método Montessori ha dado excelentes resultados en la educación de niños superdotados, con retardo mental, provenientes de hogares de escasos recursos, con discapacidad y con perturbaciones emocionales.





En el día de la mujer, no podemos evitar recordar a una mujer extraordinaria que a través de su filosofía, sus investigaciones y la creació...

0 comentarios: