Los docentes pueden ser originales creadores

9:23:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments




En  mi experiencia personal,  he visto a muchos docentes  manifestar inquietud por la manera de abordar algunos contenidos del programa. Maestros y profesores desalentados que  sienten inquietud por no tener las herramientas suficientes para trabajar ciertos temas  del programa que consideran importantes y no saben cómo hacerlo de manera que resulte atractivo y eficiente a la hora de aprovechar el potencial de los alumnos. 

Incluso he visto docentes que prefieren no trabajar algunos contenidos del programa ante esta situación. También  he observado actividades de aula con  carencias en la forma de plantearlas, alumnos que no se acercan al conocimiento de manera constructiva sino que realizan aprendizajes memorísticos con el fin de acceder a una calificación.


En mi trabajo clínico veo a diario niños y adolescentes que sienten rechazo por las tareas que involucren la lectura, la escritura, el cálculo. Niños que teniendo capacidad cognitiva no logran los resultados esperados en el grado que cursan y tienen su autoestima lesionada a causa de esta situación. Adolescentes que desertan en los primeros años de educación secundaria por no sentirse capaces o por resultarle muy tedioso.

Ante estas circunstancias me  he planteado las siguientes preguntas: ¿Son los contenidos explicitados en el programa que no se adecuan a la realidad e intereses de los alumnos y a sus capacidades de adquirirlos? ¿O es la manera de plantear las actividades de aula que entorpece la construcción de los aprendizajes en los alumnos? ¿Existen realmente tantos niños con dificultades específicas como se ven en las clínicas actualmente, o es la escuela que genera una especie de “negación” frente a determinados contenidos o disciplinas, por su manera de abordarlos? ¿Es la capacidad de aprender lo que pierden los niños durante su pasaje por la etapa escolar, o es el entusiasmo[1]? ¿Son los docentes los responsables de generar en los niños éste rechazo hacia algunas disciplinas como la matemática, la física, etc., o es el sistema educativo que no forma a los maestros ni los provee de las herramientas necesarias para trabajar con profesionalidad? 

Es  ante éstas preguntas, que pienso en la importancia de  las actividades de enseñanza; porque considero que es a través de las actividades, que los docentes pueden convertirse en originales creadores combinando los elementos adecuados para que los alumnos realicen aprendizajes significativos y cumplan con lo que Philippe Merieu describió como funciones de la enseñanza. Una función erótica que promueva en el alumno el deseo de aprender, una función didáctica que favorezca la apropiación de conocimientos, y una función emancipadora que permita a cada persona elaborar sus procedimientos efectivos para la resolución de problemas (P. Merieu,1992).

Es también, a través de las actividades que los alumnos pueden modificar sus esquemas de  conocimiento y construir  nuevos aprendizajes para comprender el mundo, actuar en él y transformarlo.

Y es además, a través de las actividades  de enseñanza que algunos profesionales como los psicopedagogos, pueden analizar los elementos  que las conforman para intervenir en  los componentes del sistema didáctico.


Conceptualizando las actividades de enseñanza.




Al abordar el tema actividades de enseñanza, vino a mi mente la imagen de un caleidoscopio, con su estructura, sus componentes y sus innumerables y singulares formas y matices.
La idea de poder mirar a través de un objeto que se creó combinando diferentes elementos en una estructura organizada  y que permita a quien lo utilice ingresar a un universo diferente cada vez, me pareció una buena imagen para ilustrar el funcionamiento de las actividades de aula durante el proceso de enseñanza y sus respectivas implicancias en el aprendizaje de los alumnos.

En el caleidoscopio, hay una estructura que contiene los cristales para que se combinen en forma organizada. Hay también cristales y piedras diferentes que puestos en ese sistema de espejos se conjugan para formar múltiples diseños. Hay un creador que elige los que considera los mejores  materiales y los dispone de la manera que cree más adecuada para lograr su objetivo.
Es a través del caleidoscopio que quien lo mira ingresa en un universo singular y puede iluminar lo que le interesa observar o girarlo para cambiar la combinación de los cristales.

Siguiendo la analogía, en las actividades de enseñanza también hay estructuras que contienen y organizan los componentes. Hay una macroestructura, formada por los organismos de enseñanza de un país  que interviene en las actividades a través de un currículo; hay una mesoestructura que es un conjunto de escuelas o una escuela en particular que contiene a los actores involucrados; y hay una microestructura que es el aula en donde se van a hacer efectivas las actividades. Hay, además, diversos elementos, que combinados de una manera u otra responden a diversas intenciones educativas explicitadas en un currículo.

“Son las actividades las que guardan estrecha conexión con los componentes ideológicos, profesionales y éticos del docente, con las características del contexto sociocultural en que se inserta la institución educativa, con las particulares condiciones de un grupo de alumnos” (Revista “Quehacer educativo” N° 45, “LAS ACTIVIDADES DE AULA. Relación entre contenidos y actividades”)

El contexto histórico y social en el cual se desarrolla la actividad es un componente esencial, pero también lo es un proyecto ético inspirador para transformar al sujeto que aprende, los contenidos explícitos en el currículo que responden a lo que la sociedad valora como más significativos en ese momento, la concepción de aprendizaje que subyace la actuación del docente, los instrumentos y materiales elegidos, así como el conjunto de dispositivos de evaluación que regulan la concepción y puesta en práctica de las actividades. Estos componentes pueden tener múltiples formas que conjugados conforman un determinado modelo de enseñanza.

Del otro lado está el alumno, el sujeto que aprende; con su historia personal, sus esquemas de conocimiento susceptibles de ser modificados, sus intereses,sus deseos y su estilo cognitivo, que de acuerdo a la forma que tenga el docente de plantear las actividades, podrá construir  o no el conocimiento. Podrá hacer suya la propuesta y responsabilizarse de la producción del conocimiento, o de lo contrario actuar en concordancia a las exigencias y deseos del maestro sin construir aprendizajes significativos.

Cumplir con las funciones de la enseñanza desde la concepción de la Didáctica Crítica debería ser el cometido de las actividades de enseñanza. 




[1]“Entusiasmo” al decir  de Eduardo Galeano, viene del griego y significa “tener los Dioses adentro”.



Copyright © 2015 Mercedes Lafourcade
www.dificultadesparaaprender.com


En  mi experiencia personal,  he visto a muchos docentes  manifestar inquietud por la manera de abordar algunos contenidos del prog...

0 comentarios: