La Prueba Boder. Indagación de los procesos de lectura y escritura.

14:33:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments




El test de Boder permite diagnosticar la dislexia de desarrollo en presencia de un retardo significativo en la adquisición de la lectura (que es generalmente definido como de dos o más años por debajo de lo esperado para el grado escolar o la edad mental).

Si bien en la actualidad existen múltiples pruebas de fácil aplicación y muy atractivas, la prueba Boder continúa siendo una alternativa completa para evaluar lectura y escritura cuando sospechamos de una posible dificultad específica. Además nos brinda valiosos datos que hace que podamos diferenciar el tipo de Dislexia que presenta el niño.

Lo fundamental del test, es la identificación de los patrones de lectura y escritura tomándose como un todo (no sólo a través de los errores dado que sólo revelan lo que no puede hacer), evaluando así, las fortalezas y debilidades cognitivas. Se ofrecen implicaciones pronósticas y terapéuticas.
El test ofrece un análisis cualitativo de la habilidad para leer y escribir.

Objetivos del test:

         Diferenciar las dificultades específicas de la lectura de las dificultades no específicas, a través de las producciones en lectura y escritura.
         Clasificar los tipos de dislexia en tres subtipos de acuerdo a los patrones de lectura y escritura (disfonético – diseidético o mixto), para establecer el pronóstico e implicación terapéutica de cada uno.
         Proporcionar lineamientos, para el tratamiento de las cuatro dificultades en la lectura identificados por el test (el subtipo inespecífico y los tres subtipos disléxicos).

Definición de dislexia:

El test de Boder se basa en la premisa de que el lector disléxico tiene un patrón característico de fortalezas y debilidades cognitivas, en los dos componentes del proceso lector:

La función visogestáltica:  Implica la habilidad para desarrollar un vocabulario visual, a través de la percepción y la memoria visual de la palabra global.

La función auditivoanalítico: Implica la habilidad para desarrollar el análisis fónico de la palabra.

 Definición operacional de Dislexia que propone Boder:

“Una dishabilidad en la lectura, en la que las realizaciones en la lectura y la escritura ponen en evidencia deficiencias cognitivas en la función visuogestáltica o en la analítica-auditiva o en ambas”. En los casos que los patrones de lecto-escritura no evidencian deficiencias de tales funciones cognitivas, la dificultad lectora debe ser considerada no específica.

El test de Boder explora dos componentes básicos del proceso de lectura y escritura:

1.    Función gestáltica, el método global: se basa en la capacidad del niño para captar la palabra escrita globalmente, como una gestalt visual (mirar-decir).
Corresponde al procesamiento guestáltico-simultáneo del hemisferio cerebral derecho.
2.    Función analítica,el método fonético, se basa en la capacidad del niño para analizar las palabras en sus componentes fónicos.
Corresponde al procesamiento analítico-secuencial del hemisferio cerebral izquierdo.

Patrones Disléxicos (introducidos por Boder-1968)

Patrón disfonético: Dislexia Tipo I

Los lectores disfonéticos tienen dificultad en integrar símbolos escritos con sus sonidos, de lo que resulta una dificultad para desarrollar el análisis fonético de la palabra o la decodificación. No tiene grandes dificultades en la función guestáltica visual.
Los errores típicos son:
a) Inexactitudes fonéticas (palito por pollito).
b) Sustituciones de palabras basadas en mínimas claves (trazo por taza).
c) Sustituciones gestálticas (hoja por hijo).

Patrón diseidético. Dislexia tipo II

Los lectores diseidéticos, manifiestan debilidad en la percepción y la memoria visual para las letras y las configuraciones globales o gestalts, de lo que resulta una dificultad en desarrollar el vocabulario visual, si bien no tienen dificultades en desarrollar habilidades fonéticas.
Errores típicos: a)   Fonéticamente exactos y decodificables (plalla por playa).
                         b)  Transformación en fonéticas a palabras no fonéticas.
                         c)   Inversiones visuo-espaciales de letras y palabras (bebo-dedo, sol-los).

Patrón mixto disfonético-diseidético:

Combinan las deficiencias cognitivas de los dos primeros subtipos, dishabilidad en el desarrollo del vocabulario visual y las habilidades fónicas.
Algunos son virtualmente incapaces de leer y escribir (aléxicos). Más que leer lo que hacen, es adivinar a partir de mínimas claves.
En la escritura tienen errores similares a los del tipo I, pero más bizarros (pueden escribir sólo una letra inicial y errónea); las inversiones del Tipo II, de letras y palabras son también típicas.

Patrón normal:

Se observa no sólo en los buenos lectores, sino también en los pobres lectores cuya dificultad no es específica.

APLICACIÓN DEL TEST DE BODER

El test de Boder se compone de dos subtest:

         Test oral de lectura: basado en una serie de listas de palabras graduadas.
         Test de ortografía: basado en los resultados del test de lectura.

Administración:
         Individual, dura alrededor de 30 minutos. El examinador se ubica al lado del niño en una mesa.

Administración del test de lectura:

Objetivo: Identificar el vocabulario visual del niño,  palabras leídas instantáneamente, en un segundo y sin ser vocalizadas, presentadas a flash.
Esto permite al examinador determinar el nivel lector y seleccionar las palabras para las listas de Palabras Conocidas y palabras Desconocidas que se dictarán posteriormente en el test de ortografía.

Componentes: Consta de 13 listas graduadas de 20 palabras cada una (desde el nivel pre-primario hasta el adulto). La palabras se alternan entre fonéticas y no fonéticas.
   Palabras fonéticas: existe perfecta correspondencia entre letra y sonido 
(grafema -fonema).
  Palabras no fonéticas: correspondencias inusuales en una o más letras-sonido (ej: hombre)

Presentación de las palabras:
         A flash,(no se permite más que un segundo). Se consideran palabras conocidas y son seleccionadas para el test de ortografía.
         Con tiempo, no más de 10 segundos. Revelan la habilidad para el análisis fonético de las palabras que no están en su vocabulario visual.

Si existe sospecha de dificultad en la lectura se comienza por el nivel pre-primario, de lo contrario se comienza dos grados por debajo del nivel actual del niño. Nunca se comienza a un nivel mayor de quinto año.

Consigna:
 Aquí tenemos una lista de palabras que tú vas a leer. Lee las palabras en voz alta, tan rápido como puedas pero sin apuro. Está bien que hagas errores y está bien adivinar. Hazlo lo mejor que puedas. Yo no te voy a calificar, quiero ver cómo tú lees para ayudarte mejor”.

Determinación del nivel lector:

Definición: El grado más alto en que el niño lee por lo menos el 50 % de la lista de palabras en la presentación a flash.
Se basa sólo en el vocabulario visual, y por lo tanto la función gestáltica o la memoria visual para la palabra global.

Administración del test de ortografía:

Se emplean 10 palabras leídas a flash (conocidas/vocabulario visual) y 10 con tiempo (desconocidas), de las listas de palabras del test de lectura.
Palabras conocidas: para evaluar si el lector puede ortografiar correctamente las palabras que puede leer instantáneamente.
Palabras desconocidas: para determinar la habilidad en el análisis fonéticos para ortografiar.

Selección de palabras:

Palabras conocidas:
Son diez palabras, que se eligen de la columna a Flash del nivel de lectura o del grado escolar y un grado por debajo si es necesario. Se toman sólo las palabras pares, es decir las no fonéticas (con compromiso ortográfico).

Palabras desconocidas:
Se seleccionan las palabras desconocidas, del grado escolar (no del nivel lector) para arriba y preferentemente las que no leyó (impares- fonéticas), para valorar lo analítico-secuencial.

Dictado del test de ortografía:
1) Palabras conocidas.

Consigna:
“Voy a darte dos listas cortas de palabras para que las escribas. Tú conoces todas las palabras de la primera lista. Escríbelas como puedas. No borres. Puedes poner una línea bajo la palabra si quieres cambiarla y entonces escribe la palabra de nuevo”.
El examinador dice cada palabra una vez, la usa en una oración y la dice de nuevo. (Palabra-oración-palabra).
“ Si tú no recuerdas como es la palabra, escríbela como tú crees. Está bien pensarla”.

Palabras desconocidas.

Consigna:
Esta es la segunda lista son palabras que tú no conoces. Yo no espero que las escribas correctamente. Yo espero que trates de escribirlas como ellas suenan. Escucha atentamente la palabra. Entonces escribe todos los sonidos de las letras que has oído, así veremos si puedes escribir la palabra como suena”.
El examinador dicta de nuevo las palabras en el orden que están registradas, en las “listas de ortografía para el dictado”. El examinador dice cada palabra desconocida, sin usar oraciones y pide al niño que las repita. (Palabra- que repita- que escriba).
Si el niño, no pronuncia correctamente con facilidad, el examinador la repite y le solicita que la diga de nuevo. Si en un tercer intento, continúa pronunciando mal la palabra, esa no se usa para el dictado.

Valoración de los resultados:


Test de ortografía:
Las palabras conocidas son valoradas como correctas o no. El examinador registra el número y el porcentaje de palabras escritas correctamente.
Las palabras desconocidas son anotadas sólo por su equivalente fonético con las palabras dictadas (BEFs), incluyendo palabras fonéticas escritas correctamente (palabras fonéticas correctas). Los equivalentes fonéticos “forzados”, no son anotados como BEFs.
BEFs +palabras fonéticas escritas correctamente.

Test de lectura:
a) Nivel lector:
Se determina por el nivel más alto al cual el estudiante lee por lo menos el 50% de las palabras a flash.
 b) Edad lectora:
Se calcula agregando 5 al nivel lector. (Ej: si el nivel lector es de segundo grado, la edad lectora es de 2 + 5= 7).
C) Cociente lector:     

 Cociente lector= Edad lectora x 100                                                                                                                      Edad cronológica

Si  la capacidad mental está por encima o por debajo de la edad cronológica, el cociente    lector debe ser corregido de acuerdo a la edad mental.
En este caso la fórmula que usamos sería la siguiente:

Cociente lector=            Edad lectora x 100            
                            Edad mental + edad cronológica

Edad mental=  C.I x edad cronógica
                                      100

Cuando hay diferencia de un año o más entre edad del grado y edad cronológica, puede usarse la fórmula de Myklebust, 1968. Los cocientes lectores que tienen en cuenta la edad mental, se denominan cocientes de expectancia lectora.

Cociente de aprendizaje:            3 x edad lectora x 100                              
                                     E. Mental + E. Cronológica +E. del grado

El cociente lector no es diagnóstico por sí mismo de los subtipos disléxicos, pero puede ser importantes para diferenciarlos.

Tareas suplementarias:

Pueden realizarse además tareas suplementarias que proveen índices adicionales sobre la severidad de la dificultad en la lectura.
a) Alfabeto. (Recitado y escritura).
b) Silabeo. (De palabras escritas y/o habladas).
c) Dibujo del reloj de memoria. (Si tiene edad para conocer la hora).


Copyright © 2015 Mercedes Lafourcade

















El test de Boder permite diagnosticar la dislexia de desarrollo en presencia de un retardo significativo en la adquisición de la ...

0 comentarios: