TDAH. Todos somos responsables.

16:53:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments




La mayoría de las familias que tienen hijos diagnosticados con Trastorno con Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), pasan por un periplo de estudios, tratamientos, medicación, cambios de institución educativa. Esto les genera culpa, angustia e incluso resentimiento frente a aun sistema educativo y de salud que parece exigir mucho y empatizar poco con esa familia y en especial con ese niño.

¿Qué hacemos? se preguntan los padres y madres. No queremos medicar a nuestro hijo, pero parece que somos malos padres si no lo hacemos, somos negligentes y negadores. ¿Cuáles son las consecuencias si lo medicamos? ¿Y si no lo medicamos?, ¿Lo estamos empujando hacia el fracaso y hacia tendencias adictivas? Hemos leído, pero nadie nos explica.

Lo cierto es que en  la actualidad hay investigaciones que hablan de una alteración neurológica que afecta algunos aspectos de la atención y mejorarían con medicación. Pero el diagnóstico debe realizarse en forma exhaustiva y a conciencia por un equipo profesional muy capacitado. 

Si se trata de un trastorno con base neurológica, no parece coherente que exista un porcentaje tan alto en la sociedad que padezca TDAH; si así fuera deberíamos pensar con más seriedad las causas de esta posible "epidemia" y tomar medidas drásticas. De lo contrario estamos frente a un síntoma que padecen los niños y adolescentes frente a una sociedad que no parece brindarles una adecuada educación y no parece cubrir las reales necesidades que requiere un ser humano en formación. 

Basta con salir a la calle o ver las noticias, para darnos cuenta que estamos viviendo en una sociedad caótica, violenta e hiperconsumista. Esta forma de vida es la que transmitimos a los niños desde que nacen. Nos comunicamos gritando, atendemos el teléfono móvil mientras los alimentamos o mientras jugamos con ellos en la plaza. Nos quejamos de que el dinero no alcanza y pasamos el fin de semana desganados, tratando de reponer las energías que gastamos en las extensas horas de trabajos que necesitamos cumplir para cubrir las pseudonecesidades que nos impone el sistema. 

Este es el mundo que recibe a los niños del siglo XXI, sin embargo nos sorprenden sus actitudes y les damos medicación para "curarlos". Ellos nos están pidiendo que nos curemos nosotros como sociedad y como especie, pero preferimos no escuchar y continuar en la "rosca" que nos impone un sistema que poco se acerca al ideal de hombre como sujeto libre y responsable. La libertad se aleja cada vez más de nuestra forma de vida y con ello la felicidad y la salud de nuestros hijos.

A propósito de este tema, Ken Robinson manifiesta una opinión bastante crítica y a mi entender muy acertada.

"...No me malinterpreten, no quiero decir que no existe el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Es aún algo que debatir, lo que sí sé es que No es una epidemia. Nuestros niños están siendo medicados tan rutinariamente como a nosotros nos sacaban las amígdalas, basados en los mismos caprichos y en las mismas razones médicas de moda.

Nuestros hijos están viviendo en el período más intensamente estimulante de la historia de la tierra, están siendo acosados con información y les están reclamando su atención desde todos los medios, los ordenadores, los IPhones y cientos de canales de televisión. Y nosotros los penalizamos por distraerse.
¿Distraerse de qué? De cosas que son un aburrimiento, en la escuela sobre todo. El incremento de TDAH ha crecido en paralelo a la incidencia de los test estandarizados , a estos niños se les está dando medicación a menudo bastante peligrosa, sólo para hacer que se concentren y se calmen. Es una epidemia ficticia.

Si piensas en las artes, algo que también ocurre con la matemáticas y las ciencias. Las artes tratan especialmente la idea de la experiencia estética. Una experiencia estética es una en la que tus sentidos están funcionando a su máxima capacidad. Cuando te hayas presente en el momento actual,  cuando vibras con la emoción de lo que estás experimentando, estás plenamente vivo.
La anestética, es cuando cierras tus sentidos y te atontas ante lo que está sucediendo y muchos de esos medicamento lo hacen.

Estamos haciendo pasar a nuestros hijos por los sistemas educativos a base de anestesiarlos. Deberíamos estar haciendo exactamente lo contrario, no deberíamos adormilarlos sino despertarlos para que vean lo que sucede en su interior..."

               Sir Ken Robinson

Copyright © 2015 Mercedes Lafourcade

La mayoría de las familias que tienen hijos diagnosticados con Trastorno con Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), pasan po...

0 comentarios: