Bebés prematuros y dificultades de aprendizaje.

19:44:00 Mercedes Lafourcade 1 Comments



La prematurez,  no se puede considerar en sí misma como causante de patologías o trastornos, ni como sinónimo de secuelas neurológicas. El bebé prematuro, que no presenta daño neurológico, puede alcanzar el desarrollo, aunque más tarde, de un bebé nacido a término.

Sin embargo cuando  una  familia que llega a la consulta psicopedagógica, nos brinda el dato de que el niño nació  prematuro, debemos prestar especial atención a la historia del desarrollo del niño. Múltiples autores asocian algunas dificultades de aprendizaje con la prematurez.

La prematurez, por  ser considerada un indicador de riesgos a nivel orgánico; genera un impacto en el vínculo de la madre y el padre con el bebé. El aspecto indefenso y de aparente letargo,  se unen a la sensación de distancia  que provoca la permanencia  (por momentos interminable) del bebé en la incubadora y en el hospital. Esto  genera en algunas  familias, sentimientos de profunda angustia, preocupación e incertidumbre con respecto al desarrollo y el  futuro de su hijo.

En algunos casos, los cuidados extremos que necesitan algunos bebés prematuros durante los primeros meses de vida,   son causa de un vínculo parental de sobreprotección y culpa que provoca en muchos casos patologías y retrasos madurativos que no tienen que ver con factores neurológicos de base.

La sobreprotección lleva muchas veces a que el niño en desarrollo se vea impedido de explorar el entorno y de generar una reflexión en torno a la realidad en la que se encuentra inmerso. El niño en crecimiento,  continúa entonces, en una incubadora simbólica, en la cual conoce la realidad a través de un cristal. 

Un niño sobreprotegido, sabe que la lluvia moja la tierra y se forma el barro porque lo ve a través de la ventana y sus padres se lo cuentan. Pero no percibe el barro ni la lluvia con todos sus sentidos.  El barro es entonces,  parte de su almacén de informaciones, pero no es parte de sus experiencias ni sensaciones porque no intervino su cuerpo en ese aprendizaje;  por lo tanto no sabrá qué hacer con el barro cuando lo tenga en sus manos y por lo mismo no podrá crear... V.D
La falta de exploración del entorno y de los objetos, puede ser causa de  déficits en el desarrollo de algunas operaciones mentales básicas como la observación, la comparación, la clasificación, la seriación, la reversibilidad, el pensamiento divergente y todos los procesos necesarios para la resolución de problemas y el despliegue de la creatividad. El pensamiento de un niño que no explora su entorno, se empobrece y se limita.  Sus creaciones corporales, plásticas, escritas, se tornan tímidas y autorreferenciales. Su imaginación se cohíbe y se oculta en un comportamiento sumiso y super adaptado a las normas y gustos que le imponen las personas importantes para él. 




La historia de vida de un niño prematuro, se enmarca entonces en una sucesión más o menos intensa de batallas fisiológicas y psicológicas que tendrá que enfrentar. Esto, no significa en lo absoluto, que el hecho de que un niño haya  nacido prematuro, debe asociarse necesariamente con dificultades o patologías, sino que será un hecho a tener presente en la evaluación e intervención psicopedagógica como un componente de posible influencia en sus aprendizajes.

 Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade






La prematurez,  no se puede considerar en sí misma como causante de patologías o trastornos, ni como sinónimo de secuelas neurológi...

1 comentarios: