Lograr una mirada interdisciplinaria.

7:27:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments





Formar un equipo puede ser fácil, pero formar un equipo interdisciplinario requiere aunar un grupo de personas conectadas en la misma sintonía.

Un trabajo interdisciplinario implica que las historias personales, la formación profesional así como la ideología de cada uno se articulen para lograr objetivos comunes. Cada integrante "mira" las situaciones que se presentan desde una perspectiva única y a la vez compartida. Lograr que cada integrante se mantenga dentro de su campo de acción para realizar aportes valiosos pero con la apertura necesaria para escuchar y entender la"mirada" de los otros, es el desafío más grande que presenta el abordaje interdisciplinario.

Cada profesional según el rol que ocupa o la formación que presente, tiene la mirada entrenada para ver determinados aspectos o situaciones de alerta. La labor psicopedagógica no puede realizarse en soledad, necesita nutrirse de los aportes de un equipo sólido en donde cada uno confíe en el criterio de los otros para poder alcanzar los objetivos de un plan de intervención o de evaluación. Al mismo tiempo el equipo debe poder articular y compartir sus opiniones con las personas referentes del niño o sujeto con el que se va a intervenir. Trabajar con la familia y los profesionales de la salud y la educación, hablando un lenguaje común en el que prime la empatía y el respeto, es la clave del éxito de cualquier plan de acción.

Un abordaje interdisciplinario requiere que aún cuando se trabaje en el mismo lugar físico con los mismos materiales y con el mismo niño, cada profesional va a poner el foco en un lugar diferente y común al mismo tiempo.

En una sesión de intervención, un niño de tres años con Trastorno del Espectro Autista (TEA), elige lanzar aros por el piso. Frente a esta situación el psicomotricista va a trabajar para que  lance los aros hacia él y así desarrollar la interacción con un otro .El psicopedagogo además va a mostrarle al niño que los aros ruedan igual que los círculos de goma a los que habían clasificado anteriormente, intentando acercar al niño al conocimiento de las propiedades físicas de los objetos que le permitan desarrollar estructuras de pensamiento lógico. Al psicomotricista no le importa si el niño hace rodar los aros o si los tira por el aire, siempre que vea que la intención del niño sea la interacción con el otro. El psicopedagogo priorizará la adquisición del lenguaje y la formación de estructuras de pensamiento. De esta manera cada profesional puede focalizar su trabajo en metas específicas sabiendo que las acciones del equipo irán en busca de objetivos generales comunes.


 Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade



Formar un equipo puede ser fácil, pero formar un equipo interdisciplinario requiere aunar un grupo de personas conectadas en la mi...

0 comentarios: