Talleres para desarrollar la creatividad lingüística.

19:29:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments

El uso total de la palabra para todos me parece un buen lema, de bello sonido democrático. No para que todos sean artistas, sino para que nadie sea esclavo.
                                                                                          Gianni Rodari 






Los talleres como herramientas didácticas o de intervención, conforman un abanico de posibilidades, facilitadoras de actos creativos individuales y colectivos. Los talleres creativos promueven desde el lugar del juego, la expresión corporal, el despliegue motor,   la composición literaria de la fantasía, la ficción, el disparate, el humor, la aventura;  como así también la manifestación de tristezas, miedos, deseos. 

Desde un abordaje interdisciplinirario, realizar  talleres  permite a los profesionales ver a los niños en acción y en interacción con otros, en los cuales tendrán que poner en juego sus habilidades de comunicación, creación, resolución de problemas, control de impulsos, manejo de emociones y sentimientos, así  como capacidad de escucha para poder lograr el "producto" que se propone para cada taller.  

Los productos de un taller, no siempre son tangibles, si bien se abordan desde el lugar de la creación; las acciones pueden ser también cognitivas o emocionales.  Cuando el abordaje es interdisciplinario, los talleres tendrán una fuerte carga de contenido simbólico por lo que en el área de psicología se podrán utilizar títeres, cuentos, películas o láminas que favorezcan la proyección de emociones y  el procesamiento de sentimientos confusos que pueden ser fuente de preocupación en el niño. Los mismos recursos pueden ser abordados por otras áreas como la psicomotricidad y la psicopedagogía, buscando que el niño involucre su cuerpo, su mente y sus emociones en los actos de creación.

En el plano lingüístico,  la estrategia  de taller apunta a desarrollar el lenguaje oral y escrito, al tiempo que se trabajan aspectos psicomotrices y manejo de las emociones. Amalia Wischñevsky (1994), en el  libro ¿A qué juegan las palabras?, sugiere ideas para promover la creatividad lingüística en los niños de una manera divertida y enriquecedora mediante la interacción con pares. 


La ronda cambiapalabras.

Los niños se sientan en ronda y el encargado de dirigir el taller comienza el juego diciendo: "El rey de Persia compró una corona para su bonita hija". Cada integrante de la ronda debe repetir la última frase pero cambiando una de las palabras. "El rey de Persia compró una corona para su horripilante hija"; al terminar la ronda todas las palabras de la frase inicial quedarán cambiadas y tal vez podría quedar algo así: "El cocinero de China pintó tres perros para la traviesa nieta". Esta actividad se puede repetir infinidad de veces alternando la frase inicial y permitiendo a los chicos que sean ellos los que propongan la oración inicial.


Historias de rebeldías.

Se comienza la actividad preguntando ¿qué cosas no les gusta hacer a ustedes? Este disparador permitirá que los chicos cuenten sus miedos y experiencias. Así surgirán temas como "No me gusta quedarme solo en mi casa", "No me gusta ir al colegio",etc. Una vez agotadas las respuestas se puede hacer la siguiente propuesta: "Vamos a contar la historia de Felipe el niño al que no le gustaba bañarse". El texto realizado debe ir acompañado de ilustraciones, ya que dibujar bajo determinadas consignas tiene un carácter proyectivo que nos puede aportar información de cómo se siente el niño.

Cuando digo rojo...

Las rimas son un recurso primordial en el logro de habilidades fonológicas, que son un  prerrequisito para convertirse en un lector y escritor competente. En esta actividad se utilizan cartas de diferentes colores con imágenes sencillas, se entrega por lo menos cuatro para cada chico. El juego se inicia con los niños sentados en ronda y se parte de una rima que funcionará como "frase mágica" para obtener más cartas. Cuantas más rimas se les ocurran más cartas ganarán. Por ejemplo : "cuando digo rojo, nunca me enojo, "cuando digo rojo me tapo los ojos", "cuando digo rojo, me estiro y me encojo". Es importante que las acciones que se digan se realicen con el cuerpo, de esta manera se estará trabajando la noción de esquema corporal y el despliegue motor. Al decir las rimas, los chicos que tengan cartas de ese color extenderán sus manos y el rimador tendrá derecho a elegir dos cartas. Sigue el juego quien esté al lado en la ronda volviendo a rimar con cualquiera de los colores de las cartas Ej: "cuando digo verde mi perro se pierde", "cuando digo amarillo encuentro un tornillo". Al finalizar la ronda los chicos tendrán diferentes cantidades de cartas. Se debe cuidar que ningún participante se quede sin cartas, brindando ayuda para elaborar rimas en caso de que no pueda. Con las imágenes de las cartas que le tocó a cada uno se puede hacer una composición individual escrita o plástica. Se puede dejar esta segunda instancia para hacerlo después de un pequeño recreo o merienda.





Mi monstruo preferido.

Para esta actividad se necesitan hojas, rotuladores o lápices de cera. La dinámica consiste en que uno de los chicos dibujará un "monstruo", sin que los demás lo vean. Éste se caracterizará por diferir "monstruosamente" del esquema corporal humano; es decir podrá tener por ejemplo cinco piernas, dos cabezas, tres ojos, etc. Una vez que el monstruo esté dibujado los demás tratarán de reproducir el dibujo sin verlo ya que su autor lo irá describiendo. La condición es que para describir al monstruo no se pueden usar gestos, de esta manera el niño se verá obligado a utilizar un vocabulario preciso. Así por ejemplo podrá decir "Mi monstruo tiene una cabeza del tamaño de una nuez", "Mi monstruo es muy grande, su cuerpo ocupa casi toda la hoja". Luego de terminar la descripción cada niño mostrará su monstruo y podrán comparar cuál quedó más parecido al original. Se podrá terminar pensando un nombre para cada monstruo e imaginar qué le gusta comer, dónde vive, cómo habla, etc.



Fuente: Amalia Wischñevsky y otros (1994) ¿A qué juegan las palabras? Estrategias para la creatividad lingüística . Ed. Magisterio del Río de la Plata. Buenos Aires.


Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade







El uso total de la palabra para todos me parece un buen lema, de bello sonido democrático. No para que todos sean artistas, sino para que n...

0 comentarios: