Escritura en espejo. La mala pasada que nos jugó la evolución.

8:21:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments




Existe un mito o creencia general que atribuye la escritura en espejo a causas como la Dislexia, sin embargo lo cierto es que los niños en edad preescolar vienen "programados" para relacionar las imágenes simétricas como iguales o parte de lo mismo. Para poder leer necesitan desaprender esta capacidad innata y así  distinguir las letras del alfabeto. Dehaene (2015) en  Aprender a leer, presenta  el estadío de espejo como una propiedad natural del ser humano que responde a la necesidad de adaptación al medio.

La evolución nos jugó una mala pasada, la región visual que debe servir para la lectura no está activa aún en los niños de nivel inicial o jardín de infantes. Todavía no responde a letras, aunque reconoce otras formas como los objetos o los rostros. Esta región no puede evitar interpretar que las formas simétricas en espejo corresponden a un solo y mismo objeto. Bornstein, Gross y Wolf (1978).

En el mundo que evolucionaron los primates, resultaba ventajosos reconocer un árbol, un tigre o un rostro independientemente del ángulo que se presentaba. Sin embargo esta capacidad se volvió un obstáculo para el aprendizaje de la lectura en la que el niño debe distinguir las letras "p" y "q", "b" y "d", mientras que su sistema visual interpreta que son idénticas. El niño prelector, explica Dehaene, a menudo tiene dificultades para diferenciar entre las letras en espejo como "p" y "q", porque su cerebro los trata como objetos idénticos.


Todos los niños, no sólo los disléxicos, confunden transitoriamente las letras en espejo. La "caja de letras" del cerebro debe desaprender esta semejanza entre las letras. Dehaene y otros (2007) 

¿Cómo revertimos el estadío de espejo?

El autor expone la importancia de realizar ejercicios sencillos de trazado de letras, para mejorar considerablemente el aprendizaje de la lectura. El gesto de la escritura entonces, resulta uno de las actividades que ayudarían a desaprender esta capacidad cerebral de interpretar los elementos simétricos como idénticos. 

La explicación de esta relación se basa en el fundamento de que existe en nuestro cerebro una ruta "ventral" que sirve para reconocer los objetos e interpreta las formas simétricas como idénticas, mientras que la ruta "dorsal" une la visión con la corteza ventral y rige nuestros gestos distinguiendo de manera temprana cuál es la orientación de los objetos. Vinckier y otros (2006)

Imagen extraída del libro Aprender a leer. Stanislas Dehaene 2014


El gesto de escritura tiene más virtudes aún, explica el autor, orienta al niño en el espacio , permitiendo que comprenda que la cadena de letras se lee de izquierda a derecha y cumple un papel fundamental en el desciframiento de la escritura manuscrita. Al leer reconocemos los caracteres manuscritos reconstruyendo el gesto que lo generó. 

Un área cerebral distinta, localizada en la región precentral izquierda, codifica simultáneamente la escritura y la lectura. Roux y otros (2009)

En síntesis, Dehaene remarca que la confusión de las letras en espejo como "b" y "d", es una propiedad normal del sistema visual de los niños pequeños antes de que aprendan a leer. Su desaprendizaje requiere esfuerzos. La práctica del gesto de la escritura acelera el aprendizaje de la lectura. 

Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade







Existe un mito o creencia general que atribuye la escritura en espejo a causas como la Dislexia, sin embargo lo cierto es que los...

0 comentarios: