Cómo elaborar un plan de intervención para dificultades en matemáticas.

5:46:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments



Para elaborar un plan de intervención en Dificultades del Aprendizaje de Matemáticas (DAM), para niños de 6-12 años es necesario conocer cuáles son los procesos básicos que pueden estar afectados y en base a los que trazaremos la elaboración de las tareas a realizar. Como ya se ha insistido en entradas anteriores, la intervención psicopedagógica no se trata de realizar una serie de ejercicios que refuercen los contenidos escolares. Intervenir en psicopedagogía supone tener presente los procesos que resulta necesario mejorar antes de abordar un contenido específico de la enseñanza formal.

Procesos básicos implicados en las DAM.

Atención: 

Los niños con dificultades en matemáticas presentan con frecuencia dificultades en la atención selectiva, por lo que les resulta difícil discernir entre los aspectos relevantes e irrelevantes de una tarea. Esta capacidad resulta fundamental para el desempeño matemático, principalmente en la resolución de problemas. Los problemas atencionales generan dificultades en la utilización de estrategias ordenadas y jerarquizadas, lo que se pone de manifiesta en el cálculo ya que no logran seguir los pasos de un algoritmo o planificar los pasos para conseguir una solución.  El 26 % de niños con diagnóstico de Discalculia Evolutiva presenta también síntomas de TDAH, por lo que en  la intervención resulta importante incluir estrategias de intervención dirigidas a potenciar el control inhibitorio del estímulo.

Percepción:

Los déficits a nivel perceptivo pueden predominar en los alumnos con DAM, obstaculizando seriamente la realización de algunas tareas matemáticas. Las deficiencias perceptivas se pueden encontrar en diferenciación figura-fondo, discriminación, orientación espacial y lentitud perceptiva (Mercer 1983, Garnnett 1992), por lo que incluir tareas que ayuden al niño a superar estas dificultades, mejorará su rendimiento en matemáticas. 
Cuando existen déficits a nivel perceptivo es necesario trabajar en conjunto con un psicomotricista y realizar un abordaje interdisciplinario.

Entre las tareas matemáticas que se obstaculizan por un déficit perceptivo se encuentran: 
  1.  Diferenciación entre números similares desde el punto espacial (6y 9, símbolos, agujas del reloj, etc.). 
  2.  Inversión y memorización de números (12 por 21).
  3. Establecimiento de  comparaciones en base a semejanzas y diferencias. 
  4. Alineamiento de los números para hacer operaciones.
  5. Ordenamiento de los números en forma ascendente o descendente.
  6. Comprensión  del valor posicional de un número o de la coma decimal. 
  7. Comprensión de las  relaciones espaciales y reproducción de  figuras geométricas.



Procesamiento auditivo:

Los niños que presentan déficit en el procesamiento auditivo tendrán dificultades en la realización de ejercicios orales (cálculo mental, reconocimiento de números o datos presentados oralmente) y de contar siguiendo una secuencia dada (Smith 1994).

Memoria: 

Los niños con dificultades específicas para el aprendizaje de las matemáticas, pueden obtener puntuaciones normales en las tareas de recuerdo verbal pero bajas en las de recuerdo numérico.  Esto nos indica que su problema se debe a una dificultad específica para mantener la información numérica en la memoria de trabajo (Syegel y Ryan, 1989). Esto explicaría su escaso conocimiento de "hechos numéricos" tales como:


  1.   Reconocimiento rápido de números presentados en forma visual o auditiva.
  2.  Escasa memorización y reproducción del grafismo de cada número (en espejo o invertidos).Dificultad para recordar una sucesión temporal de números.
  3. Problemas en el conteo (qué número va antes o después).
  4.   Ejecución de cálculos mentales.
  5.   Dificultad para recordar lo pasos implicados en un problema.



Las tareas tendientes a desarrollar la memoria de trabajo favorecen el rendimiento de los niños con DAM y por lo tanto  pueden  estar incluidos en el plan de intervención.  Los déficits a nivel de memoria o atención se  trabajan en conjunto con los neuropsicólogos.

Aspectos cognitivos y metacognitivos: 

Los alumnos con DAM suelen tener dificultades en el control y procesamiento de la información. Además, fallan en el uso de mecanismos autorregulatorios ya que no son conscientes de las habilidades, estrategias y recursos necesarios para realizar una tarea (Miller y Mercer, 1997). Es necesario instruir a los estudiantes en el uso de actividades metacognitivas como el autocontrol y la autorregulación, que son esenciales para que el alumno reflexione y evalúe la productividad de su pensamiento (González- Pienda, 1998). Los aspectos metacognitivos son un componente importante en la intervención psicopedagógica, incluso como forma de valorar la finalización del plan. 

La conciencia metacognitiva predispone a los niños a aprender cómo, cuándo y por qué utilizar estrategias cognitivas (Montague, 1997). Uno de los métodos que más se utilizan en la instrucción de estrategias metacognitivas se trata de entrenar a los alumnos a realizar autopreguntas acerca de lo que necesitan saber para resolver un problema.

El autocontrol implica centrar la atención en los propios procesos de aprendizaje, es decir, que los alumnos se pregunten por qué y qué hacer cuando no entienden una pregunta. ¿Entiendo el significado de las palabras? ¿Cuál es la pregunta? Cuando los niños realizan actividades de autocontrol son capaces de reconocer sus errores y corregirlos.

La autorregulación implica una respuesta activa de los alumnos en la dirección de su propio aprendizaje. El estudiante  se puede preguntar ¿Qué tipo de información necesito para resolver este problema?, ¿Qué pasos debo dar?, ¿Qué hago primero? (planificación, conocimiento estratégico), ¿Cómo debo calcular la solución?, ¿Con qué operaciones tengo dificultad? Según Borkowski (1992) las habilidades de autorregulación en el uso de estrategias constituyen la base de un aprendizaje adaptativo, planificado y razonado que da la posibilidad al alumno de resolver problemas en todos los ámbitos.


Aspectos socios personales:

Otros aspectos asociados a las dificultades de aprendizaje de matemática deben ser considerados también para el éxito del plan. Son los referidos a los aspectos extra cognitivos que tienen implicancias significativas en la disposición de los niños hacia el aprendizaje y en los resultados de la intervención. Estos aspectos tienen un gran poder de influencia en el rendimiento del niño frente a las matemáticas, ya que pueden resultar paralizantes si no se ajustan de forma adecuada.

·         El autoconcepto. 
·         El patrón atribucional.
·         El patrón comportamental.
·         La ansiedad.

Los alumnos que no creen que sus esfuerzos sirvan para mejorar su aprendizaje, tienden a esforzarse menos y a obtener peores resultados. Baroody (1988), elaboró un modelo explicativo de la ansiedad ante las matemáticas basado en tres parámetros que se influyen recíprocamente:

  1.  Las creencias irracionales (Ser listo es bueno, ser tonto es malo. Yo no puedo resolver cualquier problema, por tanto soy tonto y malo).
  2.  La ansiedad (la posibilidad de no resolver el problema es tan amenazante que se dispara el pánico).
  3.  La conducta de protección (evitar el fracaso no haciendo nada disminuye la ansiedad, pero el trabajo incompleto refuerza las creencias irracionales "Soy tonto y malo".


Cuando   los niveles de ansiedad, el negativo autoconcepto o los patrones comportamentales son marcados, se debe realizar un abordaje conjunto con un psicólogo.

Planear las actividades y tareas de intervención.

Una vez planteados los objetivos en torno a todos los aspectos que se deben desarrollar o corregir es necesario pensar los recursos y las tareas que realizaremos. Fortes y Gil plantean los siguientes aspectos a tener en cuenta:

  1.  Enseñanza individualizada para adecuar al máximo el nivel de necesidades específicas de cada alumno.
  2.   Determinar las subhabilidades que es necesario trabajar para planear las actividades y graduarlas. 
  3.   Apoyar el cálculo sobre el mayor número posible de sentidos para facilitar su comprensión. Utilizar gráficos, diagramas, etc.
  4.  Partir de lo manipulativo. La manipulación debe preceder a la representación simbólica y ésta a la formulación matemática de las relaciones. El niño deberá inicialmente resolver el problema con elementos reales, manipulables, después representará la operación mediante ilustraciones, luego con elementos simbólicos (círculos, cruces) y por último transcribe la operación matemática. 



 Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade

Para elaborar un plan de intervención en  Dificultades del Aprendizaje de Matemáticas (DAM) , para niños de 6-12 años es necesario co...

0 comentarios: