Cómo enseñar ortografía sin morir en el intento.

15:46:00 Mercedes Lafourcade 0 Comments




La ortografía es un elemento esencial en la escritura de una lengua, tal es así que algunos autores como Behares y Erramouspe consideran que hasta que no se adquiere no se puede afirmar que el niño ha construido un sistema de escritura. Lo que se adquiere es una fonografía sistemática, pero sin ortografía no hay escritura propiamente dicha. Por lo tanto, el nivel de representación alfabética, no sería el punto de llegada sino el punto de partida.

Un escritor competente debe dominar las normas de ortografía, sin embargo esto requiere una enseñanza sistemática y explícita que no termina en los primeros años escolares. Este es un punto importante a tener en cuenta ya que la ortografía no se aprende mediante el señalamiento de errores, por el contrario, la penalización frecuente  producen en el niño desánimo y rechazo. Otro aspecto a considerar es que el dominio de la ortografía no es un privilegio de los buenos lectores. Existen lectores competentes que tienen  múltiples errores de ortografía.

Los errores de ortografía pueden deberse a diversas causas, las personas con Dislexia tienen en general dificultades en lograr una correcta transformación fonema - grafema. Es decir, no siempre son conscientes de que a cada sonido le corresponde un símbolo escrito. Existen subprocesos de la escritura que se relacionan con el uso de la vía fonológica y que permiten visualizar los fonemas (sonidos) que componen una palabra y los grafemas (símbolos) que lo representan.  Estos subprocesos permiten además, ubicar cada grafema en su lugar, haciendo coincidir la secuencia fonémica con la grafémica. 

Cuando fallan estos subprocesos, se cometen errores de omisión (baco por banco), sustitución (danco por banco), e inversión (bacno por banco).  Por lo tanto lo primero que debemos trabajar cuando queremos enseñar ortografía es la conciencia y las habilidades fonológicas mediante actividades orales, sin apoyo visual, que permitan al niño hacer una representación mental de los sonidos que componen el lenguaje. 


Actividades para enseñar ortografía: 





Estas actividades se pueden iniciar desde el nivel inicial utilizando diversos recursos que resulten atractivos. 
  • Se muestran distintas imágenes y el niño debe realizar tantas cruces o palitos de masa como sonidos, sílabas y  letras tenga la palabra a representar.  Para esto debemos graduar en forma paulatina la dificultad de las palabras incluyendo sílabas cada vez más complejas que son las que implican mayor dificultad (CCVC y CCV).

A medida que el niño avanza en la escolaridad es necesario fomentar la conciencia ortográfica y para esto debemos trabajar la metacognición. Tenemos que  enseñar en forma explícita y clara que en nuestra lengua existen palabras que responden a reglas ortográficas (ortografía reglada), sílabas bur y bus se escriben con B;  pero otras se escriben así porque sí (ortografía arbitraria), zanahoria.

  • Diccionario Ortográfico Personal. Luego que el niño conoce la diferencia entre ortografía arbitraria y reglada podemos trabajar con la metodología de proyecto y realizar un diccionario personal.   Este diccionario se divide en dos secciones, en la primera se utiliza una hoja por cada regla ortográfica a trabajar. Para que sea atractivo apelaremos a la modalidad de aprendizaje multisensorial que permite interiorizar y memorizar cada regla utilizando los diferentes sentidos (tacto, olfato, vista). Así por ejemplo podemos formar la sílaba BU con goma eva, marcadores perfumados o glitter con relieve y debajo escribir una lista de palabras que contengan esta sílaba y se escriben con B. Además es importante incluir imágenes de algunas palabras ya que los niños disléxicos y los pequeños se benefician del apoyo visual. Las palabras de ortografía arbitraria se deben aprender de memoria, por lo tanto cuando más palabras conozca el niño mayor será su dominio ortográfico. En la segunda sección del diccionario personal, podemos realizar  una lista de palabras conocidas y a medida que logra escribirlas sin errores ampliaremos el stock. Aquí también debemos utilizar recursos que involucren el uso de los sentidos así como el trazo de las palabras con punzones, masa de modelar, bandeja de arena y todo lo que colabore con la memorización. 

  • Otro recurso importante es realizar juegos de deletreo y silabeo. Estos se pueden realizar de forma oral  como el "Ahorcado" o con letras de madera o plástico en juegos como es "Escarbar". También se pueden realizar crucigramas incluyendo palabras cada  vez más complejas. Esto los ayudará a superar los errores de omisión, inversión y sustitución. 

  • Para enseñar el uso de tildes, resulta imprescindible trabajar primero la identificación de la sílaba acentuada. El niño debe hacerse consciente de que todas las palabras de nuestro idioma se acentúan en una sílaba (sílaba tónica), sin embargo solamente algunas llevan tilde ortográfico. Es importante resaltar la importancia del uso de tildes para diferenciar algunas palabras que cambian su sentido cuando se escriben con tilde. Luego trabajaremos de forma explícita la clasificación de palabras según su acento (agudas, graves, esdrújulas, sobreesdrújulas) y las reglas ortográficas que indican el uso de tilde (todas las esdrújulas llevan tilde). La gran dificultad en el uso de tildes es que a los niños disléxicos les resulta difícil reconocer la sílaba acentuada. Es por esto  que se debe realizar con frecuencia juegos y ejercicios en los que se identifique el número de sílabas y la sílaba tónica cuidando de variar las actividades para no provocar aburrimiento y rechazo.

Copyright © 2016 Mercedes Lafourcade

La ortografía es un elemento esencial en la escritura de una lengua, tal es así que algunos autores como Behares y Erramouspe consider...

0 comentarios: